miércoles, 22 de enero de 2014

Diario de la lejana (45)

El sauce, tímida caricia del viento, construye caminos paralelos, descubre las manifestaciones ocasionales de las manos rozándose, las amables miradas lejanas que se sonríen. Él lo imita, se mueve con la misma gracia que el amor en toda su perfección. Fluye en sintonía con la vida, no posee reloj ni reglas humanas, la naturaleza lo guía, como tal, a ser increíble.

El sauce, tímida caricia del viento, imita a las pasiones que se posan en él, siente rozar las espaldas y las manos que se toman por la cintura, descubre besos delatadores. Él los imita, los cubre tras su cortina, verde entrada al paraíso que entre tiras de hoja se mueven a penas como la música de los corazones humanos. Él los imita. 
La lejana sonríe contra él. 
By: Micaela Nuné Halacyan
(el arte es un estado del alma)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

[Gracias por dejarme una caricia al alma]