martes, 31 de diciembre de 2013

Jugar al cíclope (7)

Creo que volvería a leerte entre folletos y hojas pintadas de vapor, recordando el humito del café sobre una mesa de madera que tiempo atrás contemplaba cerquisima nuestro deleite, aquel simple hecho de rozar miradas y comprender el mundo, andar por la calle y leer en la pared: "Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos." 
Creo que volvería a escribirte en el aire mientras bailo a tu lado. 
By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

lunes, 16 de diciembre de 2013

Printemps

Y elogiarte en la más perfecta armonía, donde tu nombre me invita a mundos desconocidos, donde tu alma eleva sutiles poesías escondidas y descubiertas en la profunda transparencia de tu mirada.
Descubrir en la mirada de alguien que el universo se divierte entre sus pupilas, y acaso las mías llegan a acariciar la delicadeza con la que sin prejuicios te acercas un poco más.
Me contás en el instante más diminuto pintado de eternidad tus opiniones, algún que otro pensamiento fugaz que otros no comparten, pero rebelde y revolucionario las gritas al viento entre susurros y atardeceres. 
Repetí tu nombre, me gusta como suena cuando sale de tus labios. 

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

 

domingo, 22 de septiembre de 2013

Diario de la lejana (41)

No me acuses. Solo sigo las palabras en el viento. Vienen a mi como un manantial de sensaciones. Las siento cuando susurran canciones y poesías. Todo es uno, no hay manera que no lo fuera.
Solo mi alma te contempla. Ciertos instantes te busco por parques rodeados de árboles. Ahora mismo me veo contigo danzando la música del viento.
En algún lugar del universo se esconden nuestras almas cada noche para amarse, mientras los cuerpos que nos delatan duermen en sus respectivas camas. Al despertar sentimos la calidez, como si un aura de luz pura nos abrazara cada nuevo amanecer, invitándonos a levantar nuestros ojos al cielo. Y sonreír por otro reencuentro. Algo tan habitual que cada noche parece nuevo.

Ahora descansa, buenas noches. 

28.02.13 - 2:34hs am
(siempre es de noche)

By: Nuné

jueves, 5 de septiembre de 2013

Jugar al cíclope (6)

Derramas en estos sentimientos un cambiante color café

Me dueles en todo el cuerpo, de alguna forma te conozco; pero de donde? 
El incansable sutil de tus labios, ese meridiano entre tu cintura y mi mano, el placer bajo el anonimato y este sentimiento que vaya a saber uno si existe desde siempre.
Te busco entre corredores de una casa lujosa. Puedo percibir tus pasos y cada uno de ellos lleva el sutil collar de tu perfume. 

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

viernes, 30 de agosto de 2013

Jugar al cíclope (5)

París viene a mi entre tus susurros, me dibujas las alas que tanto amaste, fuiste vos quien me encontró. Reviviste al mirarme nuestras almas dormidas.
Se que cada noche te abrazo de forma etérea, también que vienes a mi lado  y cubres mi cuerpo de pétalos celestiales como siempre lo has hecho.
Mírame bien…me reconoces? La misma del bar, la misma de Lyon. Tan solo tengo otro cuerpo.
Las persianas están abiertas, tienes todo el acceso para mirar mi alma a través de mis ojos. Me reconoces?

Yo si.
Te encontré.

Hola. 
By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

lunes, 26 de agosto de 2013

Jugar al cíclope (4)

Es a penas el borde lógico, la inexplicable línea surrealista, un acantilado de pensamientos y aquel límite marcando el fugaz encuentro de almas y la rama del deseo materializado.
Estar al borde del sentimiento...crear ese suicidio con mezcla de placer y decisión fortuita besando labios invisibles. Sin embargo aquí esta...la mano de seda que traslucida deja ver como nos toma del saco beige y nos susurra: paciencia. 

Es allí donde la línea se difumina, se vuelve a confiar en la verdadera esencia del viento y todo aquello que se lleva en un suspiro humano. 

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

lunes, 19 de agosto de 2013

Jugar al cíclope (3)

Acaso hay un solo motor impulsor, que nos indica el camino, nos mueve cielo y tierra. Puede que no conozcamos el rostro de aquella presencia y sin embargo nos asombra una luz naciente.
Suele suceder, si Buenos Aires se tiñe de matices, creo ver sus ojos en algún reflejo del atardecer, allí donde se esconden los secretos clandestinos y públicos de amores correspondidos.
Y a priori a nuestra naturaleza, jugamos al cíclope una vez más, y nos rozamos las narices frías porque el invierno nos abriga debajo de historias y recuerdos que creemos lejanos y se nos hacen carne cuando sucede déja vu.

El alma que escribe estas líneas, es impulsada casi de forma romántica por una mano delatora de sentimientos y ojos que guardan secretos y caramelos.
Hay un susurro en Lyon, llega hasta mis oídos, llega a Buenos Aires…no puedo comprender tus palabras.


Hay un susurro que siento cada noche…pero no puedo leer entre líneas. 
By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

martes, 6 de agosto de 2013

Jugar al cíclope (2)

Siempre es aquí, donde te invento, te debato, te acorralo. Entre corredores nos escondemos y creo escucharte reír divertido.
Soñando nos es dado a elegir la locura que queramos.
Entonces resuelves el dilema y recorres mi cuello sin ataduras y sabes que el mundo es nuestro. Nos inventamos sin rostro, y a la vez los ojos manejan el mundo que nos rodea.
Soñando nos es dado a elegir la locura que queramos.
Y te piso el pie derecho, comienzo a correr por corredores tenues de luz velas. Encuentras mi punto débil y te aprovechas sin escrúpulos. Claro, me dejo.
Soñando nos es dado a elegir la locura que queramos.
Tengo las manos libres tocando las paredes para no caerme, nos reímos divertidos, me sigues corriendo, y escapando seduciéndote de tus brazos caigo en pasto, hojas y algo de musas. Y te tientas, te tientas.
Soñando nos es dado a elegir la locura que queramos.
Nos miramos tan fijamente, jugando al cíclope invades mi mundo descubriendo así que siempre nos correspondimos y que mundos separados nunca pueden permanecer estables sin encontrar su galaxia. Entonces descubres que mi cuerpo es tu planeta y mi alma tu galaxia. Descubro arrebatándote besos, mordiscos y cosquillas que me perteneces, de alguna forma mística. Algo más grande que nosotros nos protege. Y somos nuestros planetas, galaxias.

Soñando…descubrimos que nuestras locuras son realidades. 

By: Nuné

jueves, 1 de agosto de 2013

Diario de la lejana (40)

Algunas veces sucede, los interrogantes mueven el piso y es allí donde la arena se cala por entre las dunas misteriosas, llenas de fantasía y cuerpos desiertos.
De lejos observan a la lejana, ella distingue una mirada penetrante, ojos negros con un alma que quiere Ser, pero.…
Alrededor el viento se levanta impaciente barriendo todo a su paso, limpiando sus corazones. La lejana simplemente se deja embriagar por el fluir del desierto. Ella lo sabe, lo ve en aquellos ojos distantes que la observan atesorándola y sin embargo…
A veces sucede, los interrogantes causan escalofríos, deseos, incertidumbres milenarias. Si el ser humano supiera que el corazón late más de la cuenta cuando quiere hablar, ningún desierto calmo nos separaría.
El sigilo se apodera de los danzarines pies de la lejana, se acerca y cada paso es firme en la arena que cosquillea y acaricia sus tobillos.
Los ojos ínfimos observantes la delatan. No puede evitarlo, cierta atracción determinante se apodera de ellos mientras el crudo invierno de la noche desértica los invade calándole los huesos.
Es acaso posible? La lejana es interrogada por el mismo desierto, ella asiente con la cabeza.

Y sin embargo…

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

sábado, 6 de julio de 2013

Jugar al cíclope

 Ahora te miro los pies. No los veo venir hacia mi, los veo caminar de lejos, parejos, fugaces. Puntas afuera, zapato lustrado. Coqueto. Pero esa palabra no te gusta para vos, te gusta para mi en femenino. Coqueta. Coqueta contigo. Te reís siempre, arrugas un poco la nariz, te brillan los ojos. Los más trasparentes que vi. Tus dientitos que no son, pero quieren ser más grandes al sonreír. Entonces te miro los pies, pero no me ves. Posiblemente no sepas que te miro desde un árbol por el que caminas siempre, paseando incansablemente. Tal vez sospechas, por eso pasas siempre. Entonces ya no se. O si?


Ahora te miro los pies. Quietitos, a veces lejos. Puntas afuera, una pierna más relajada que la otra. Pies danzarines. Coqueta. Esa palabra te encanta y la usas conmigo. Coqueto yo contigo y vos conmigo coqueta. Te reís siempre, tus ojos rasgados se vuelven más dulces de lo normal. Los más transparentes que vi. Tus dientitos divertidos. Entonces te miro los pies, pero no me ves. Posiblemente no sepas que te miro cada vez que paso, siempre paseando incansablemente. Tal vez sospechas, por eso te quedas ahí en el árbol. Entonces ya no se. O si?

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

jueves, 13 de junio de 2013

13 de Junio - Día del escritor

"Ahora escribo pájaros.
No los veo venir, no los elijo,
de golpe están ahí, son esto,
una bandada de palabras
posándose una a una
en los alambres de la página,
chirriando, picoteando, lluvia de alas
y yo sin pan que darles, solamente
dejándolos venir. Tal vez
sea eso un árbol o tal vez el amor."

Julio Cortazar

domingo, 2 de junio de 2013

*Namasté*

Conforme pasan los días, mi alma devela intrigas que rodean mi existencia. No es algo pasajero, es algo que sostiene mi esencia en el tiempo. Es eterno e infinito, como el Universo.
Cierta vez viajando a mi casa en transporte publico, algo típico de Buenos Aires, mirando por la ventana perdida en las imágenes que se sucedían unas tras otra de lo exterior, lo que solo era escenario, tomo suavemente mi collar, del cual colgaba una mariposa de plata. Tenia el tamaño perfecto para que luciera bien, brillaba sin que le de el sol. Acariciando la mariposa que colgaba de mi, dije de forma natural: “de un lado mi alma, del otro la mariposa”. Quede estupefacta, comencé a sonreír sabiendo que había descubierto algo único, pero no supe interpretarlo en ese momento.
Pasaron dos años, meses, semanas y días. La señales comenzaron a aparecer en mi camino mas vividamente, y de pronto durante varias semanas en distintos instantes aparecía una mariposa que danzaba delante de mi, como hablándome. Lo sabia, pero no terminaba de cerrar el circulo.
Sin embargo, volviendo una vez más a casa, esta vez caminando, con la noche sobre mi y la brisa fresca soplando lejana lo comprendí. Descubrí que las señales de las mariposas tienen un mensaje. A veces no se entender con exactas palabras que quieren transmitirme, pero hay algo en la transformación misma de ellas, algo en la transmutación. De manera natural, esa noche caminando a casa lo supe, y comencé a decir: “yo soy la mariposa, mi alma es energía pura. Se que vine ante todo a trasmutar el karma a dharma. Yo soy. Yo soy la mariposa, Dios me cuida a través de ellas y me muestra que Yo soy, aquí y ahora.”
Entonces lo entendí con paz, lagrimas en mis ojos y una felicidad inmensa, el verdadero viaje que siempre estoy haciendo en cualquier lugar o momento es siempre a la misma casa. A mi casa almica, la verdadera luz que habita en mi. La que es eterna e infinita, como el Universo. 
By: Micaela Nuné Halacyan
(el arte es un estado del alma)

lunes, 27 de mayo de 2013

Carpe diem

Se resume todo en una palabra. Es posible en la existencia, que el arte mismo, expresado en su máximo resplandor, pueda resumir un alma entera. Son aquellos los ojos que te envuelven y te hacen fluir sumergiéndote en pequeños paraísos de esencias que trascienden y le dan al universo parte de su energía. Es pícaro el momento, en que te paras y observas una mueca en sus labios, los míos, y los ojos que con su brillo te describen el mundo.
Los ojos que te observan en este momento solo quieren que sean vistos desde la profundidad misma del ser, de toda expresión de libertad.
By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

lunes, 6 de mayo de 2013

Cita noctámbula


Siempre la misma cita sobre mi almohada, horas mezquinas que observan el pasar de las imágenes y múltiples escenarios que recorren la imaginación de una joven.
Resulto que era yo, siempre lo fui. La misma cita cada noche, sobre una almohada que, a la vez, sueña convertirse en nube.
Cuando nadie me ve puedo ser o no ser, recordé de pronto la frase de una canción.
Siempre la misma cita cada noche, horas mezquinas que me observan aplaudiendo sueños realizados y algunos a punto de tomar vuelo.
Cuando nadie me ve, Soy, mas que nunca. 

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

lunes, 8 de abril de 2013

Diario de la lejana (29)


He de vivir y así sentir tu perfume en el amanecer que, besándome desconfiado lugares inexplorados, he de vivir en aquellos besos ausentes. Y así progresivamente en el lecho que morimos abarrotados de sabores miel, canela y amor a veces se escucha murmurar el sol, despacio trepa por la ventana. Nos despierta de a poco.
He de vivir en profundos momentos instantes eternos, cautivada en aquellos ojos que delatan mi mundo y me desnudan en caricias bendecidas. A penas respirar este instante, puedo percibir tu felicidad. A penas mirarte a los ojos, se que ausente allí, me amas. Por alguna razón, me amas.  

La lejana despertó del sueño desesperada, buscando entre sus sabanas al ausente de medianoche. La lejana se decepciono, todavía no había tocado a su puerta. 
By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

martes, 26 de marzo de 2013

Diario de la lejana (28)

A veces no me doy cuenta y sueño. Mirando un punto blanco en la pared que me acobija en mi habitación, suspiro. Sueño que brazos invisibles me abrazan y trato de entender de quienes son, no lo se. Sin embargo no existen mas que en mi imaginación.
La lejana lo sabe, pero no me dice nada, deja que siga soñando hundida de besos invisibles en una respiración suave que me recorre el cuello. 
A veces no me doy cuenta y sueño. Me visualizo como una simple chica con un bonito vestido sentada en medio de un gran campo infinito. Con colores que se cuelan por entre mis huesos y me hacen bailar conforme el viento me envuelve en estelas lumínicas a penas visibles. 
Allí aparecen brazos fuertes, seguros. Tengo miedo de despertar, tengo miedo de fallar
La lejana lo sabe, pero no dice nada.
Me acabo de dar cuenta. Si. Tengo miedo de fallar en el amor. Por eso siempre son brazos invisibles los que me abrazan y no puedo conseguir sentir el abrazo cálido una mañana de otoño. 
La lejana sabe que el miedo paraliza, sabe que es algo pasajero, como un tren veloz que me recorre y se va. Pero la lejana sigue sin decírmelo. 
Nunca lo comprendí hasta ahora. Tengo miedo de hacer mal mi parte. De ser pasional y romántica como soy. De ser entera y eterna como soy. De ser entrega y devoción a alguien. 
La lejana llora de emoción sabe que al escribirlo me libero inmediatamente de cadenas oxidadas. Me dice: mira, la que aconseja de amor. Tiene miedo de amar. 

Pobre. La lejana se apiada de mi y mientras la miro confusa y enojada le reprocho: como es que jamas me lo dijiste si sabias?

Tal vez tengo miedo de entregar mi corazón.  La lejana se ríe y me confiesa: cuando el amor toque a tu puerta no podrás negarte, porque será tan indicado que tu corazón olvidara cualquier prejuicio. 
La miro, y siento que cada día me sorprende mas. Es tan experta en mi que no puedo superarla. No quiero hacerlo. Quiero que la lejana me guié  Quiero superar los miedos, inútiles cadenas que acorralan almas libres. 

Lejana- le digo- te quiero.
Te quiero- me confiesa- Deja de ser tan tonta. 

By: Nuné
(el arte es un estado del alma)

viernes, 15 de marzo de 2013

Am, buenosaires

Siempre tres de la mañana.
Las respiraciones tranquilas. La casa duerme. Yo despierta.
Siempre tres de la mañana.
Apareces como un cuadro extravagante que me besa incansable y desaparece.
Siempre tres de la mañana.
Mis manos se desnudan sobre el teclado y escriben sus historias.
Siempre tres de la mañana.
La melancolía acecha pero le cierro la puerta en la cara, no vaya a ser que la descarada me moleste tan tarde. Digo, tan temprano.
Siempre tres de la mañana.
Tengo las manos frías y las piernas cruzadas.
Siempre tres de la mañana.
Escucho música en volumen 98%, todo sucede en mis oídos, retumba solo mi cuerpo.
Siempre tres de la mañana.
Muero en las letra.
by: Nuné.Halacyan
(el arte es un estado del alma)

lunes, 4 de marzo de 2013

Antaño (2)


Si escuchas esa voz, ve y haz lo que te dice. Es, en si misma, lo más sabio en ti. Sin embargo nace en una noche cuando todo es quietud y silencio. Entonces, florece en la luz de las estrellas que, celosas, admiran el poder de seguir lo que palpita en lo más profundo del alma.
Tengo pocas historias en mi vida, ya que aún soy joven. Sin embargo al cerrar los ojos, sé que la trascendencia de mis pies por este planeta es casi exagerada y llena de experiencias. Aun así, en mi vida, cada historia que ha escrito la pluma que me delata poco a poco, fue generosa conmigo. Ya que de las pocas historias que he vivido todas y cada una de ellas fueron intensas. Fueron atravesadas sin dejar un solo rincón solitario. La pasión incontrolable, la tristeza de un poeta, la mentira de pocos, el enojo de ignorantes y el amor como solo yo puedo sentirlo. Puro.
Por eso, si escuchas esa voz, ve y haz lo que te dice. Es, en si misma, tu esencia más verdadera. La que existe desde siempre. 

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

jueves, 21 de febrero de 2013

Diario de la lejana (27)


No hay porque desesperar. La lejana sabe lo que hace, ella busco entre sus libros, los que se ocupan de decorar su conciencia. Descubrió mil historias, pero una en especial le tranquilizaba el alma.
La lejana sabia que había hablado palabras sinceras y confesado hasta su última prenda de ropa. La lejana sabe que su conciencia esta desnuda de polvo.
Pero a veces, sentada en el banco del puente en París, ella extraña. Y algunas tardes tiene ganas de extender sus brazos y simplemente abrazar. 

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

viernes, 15 de febrero de 2013

Diario de la lejana (26)


La lejana fue prudente.
A su alrededor se encontraba múltiples destellos de luz. Todos hablaban, le guiñaban un ojo. Otros la invitaban a salir y muchos la dejaban plantada. La lejana no era cualquier cosa. No era cualquier lejana en un puente. No era cualquier lejana en un puente llevando suave por su cuerpo un vestido rojo de seda y su abrigo de terciopelo por el invierno de Paris. 
A veces algún que otro apasionado se siente obnubilado por ella. La toma de los hombros y la besa explicando en cada caricia que no hay nadie como aquella en el puente con vestido rojo de seda. Así era. Sin embargo, siempre se terminaban yendo. A veces tuvo suerte la lejana y le rompían el corazón. Lo dejaban a su lado esparcido con sus mil cristales. Entonces en pleno invierno la lejana saboreaba cálidas y saldas lágrimas que jugaban en su rostro hasta dormirse en la comisura de sus labios pálidos. 

La lejana lo sabe. 
Entre tantos destellos de luz que pasan a su lado, algunos rozándole la cintura con la mano, otros incitándola a pequeños momentos de placer, sabe. 
La lejana sabe en lo más profundo de su espejo almico que hay un sol tras las nubes perfecto para ella. Aquel que se quede a su lado iluminando su vida, sin ser simplemente un destello. Aquel que la tome de los brazos, bese sus labios pálidos en el puente de Paris, se acerque a su oído y le susurre: Al fin llego a vos, te veía desde lejos. Desde siempre. Como no verte, con tu vestido de seda rojo. 

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

jueves, 14 de febrero de 2013

Antaño (1)

Corrí cruzando la calle sin pensar en lo que podría sucederme, sino más bien en que podría sucederte. Corrí y dejé mil árboles atrás, dejé calles inconclusas. Corrí casi podía volar. Corrí y creo que llegue a verte pero no eras y pedí perdón también
Corrí tanto que me dolían las piernas que me ayudaban a alcanzarte. Llegue tarde. 
Corrí dejando Lyon atrás, y sin embargo no te encontré. 

Tal vez no hacia falta correr entre calles vestidas de polvo que seducían la tristeza. Hacia falta reencontrarnos en el mismo café cerca del cielo, y seguir la historia que una vez fue interrumpida, trágicamente, por murmullos de guerra en plena Francia del 35´.

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

miércoles, 13 de febrero de 2013

Suena una extraña melodía  Alguien la inspira en mis poesías  no se quien es. Alguien que no esta cerca, me hace sentir escalofríos de los que te abrazan.
Hay momentos en que me susurra canciones que nunca había escuchado y me gusta sentir como todo a mi alrededor desaparece y solo somos nuestras canciones unidas en un susurro de alguien que inspira mis poesías, alguien que no esta cerca, me hace sentir escalofríos de los que te abrazan.

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

viernes, 8 de febrero de 2013

Diario de la lejana (25)


Mi madre tenia razón –confesó- todo sueño debe tener el sostén de la realidad. Al fin y al cabo, es la única que según como bailes con ella, hace que puedas llegar a aquel sueño una vez soñado.


Hay lágrimas que ruedan sobre el rostro de la lejana. Aquella que es tan frágil, la inocencia de una conciencia pura, una niña con zapatos rotos. Se mira al espejo repetidas veces al día, e insiste en que conteste. Su otra, la que completa su ser.
Anhelos que perduran en el tiempo, son como pétalos que los sopla el viento, viajan por el mundo y vuelven para dormirse en el balcón.
La lejana no lo comprende, como es que su alma pocas veces habita su cuerpo. Como es que cada lágrima salada etérea seduce a  Melancolía, su mejor amiga, y Soledad, la olvidada.
Entra en su habitación y vuelve a sentir el perfume de la vida, lagrimas dulces ruedan por la comisura de sus labios, donde reside la orilla del mar. La lejana posa sus labios en la ventana fría y un escalofrío la recorre desde la coronilla hasta sus frágiles tobillos de marfil.
Sabe. El invierno la espera con un abrigo de lana y boinas de colores que cortejan los árboles sin hojas. Pero la lejana sabe bien, su poesía es tan eterna, que hasta en una gota de sus lagrimas, puede encontrarse la inmensidad infinita del mar. 

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

miércoles, 23 de enero de 2013

Eternidad


Me encuentro con tu susurro en el viento. Aquel que me salvo tantas veces en esta vida de no clavarme un cuchillo oxidado, dejar lágrimas para hidratar mi cuerpo, cortarme las uñas y pintar las paredes en vez de arañarlas.
Me salva tu susurro cálido, viene como brisa veraniega que inunda mi habitación de repente. Me abraza tan suavemente y me dice: basta, basta, no cargues sentimientos pesados. Basta, basta, no derrames lágrimas melancólicas. Basta, basta, estuve siempre, solo que ahora estas despertando.
Me salva tu mano. La recuerdo sobre mi cintura en Paris. La recuerdo despidiéndose cuando moría el sol regalándome matices indescriptibles cerca del castillo en mil setecientos algo. Te recuerdo cuando tengo miedo porque soy consiente que no soy consiente. Tu mirada en el bar, la bandeja sobre la mesa, tu sonrisa media y mi palpitar descomunal.

Me reencuentro con tu susurro en una canción que me habla de la eternidad, y recuerdo que no estoy sola jamás. Siempre hay muchos, en realidad son brisas. Pero siempre esta tu susurro en mi mente dándome un aliento similar al salvavidas. Aquel que me contuvo y nunca lo supe.
Ahora si. Estoy despertando. 

by: Nuné
(el arte es un estado del alma)

domingo, 13 de enero de 2013

Último regalo.

Son espasmos del recuerdo. Cuando me acordaba de las noches. Cuando me abrazabas invisible y me besabas sin estar. Cuando te miraba desde mi balcón inmóvil. Cuando te susurraba y te abrazaban escalofríos invisibles. Pero nuestros. 
Tan distante que era nuestro. Por eso lo adoptamos como refugio para el corazón  Cuando un día nos amamos sin darnos cuenta. Y cuando al darnos cuenta nos derrumbaron el castillo de cristal construido tan detenidamente por nuestras manos traslucidas. 
Me gusta tenerte en mi recuerdo como un sapito contento que duerme mientras tarareo. Es como el cálido susurro de tu voz todas las noches desde siempre. Me gusta porque hay cosas tan nuestras. Tan invisibles que a veces son cuadros que se exhiben elegantes. 
Sin embargo me gusta aun mas, verte sonreír de lejos y saludarte desde mi balcón. Yo creo que un día nos vamos a volver a abrazar, sin mochilas en nuestras espaldas, mas sanos en el alma, y nos encontraremos nuevamente en luces hechas para querer incondicionalmente. 
Gracias por estas palabras que nacen en mi. Gracias por tu existencia.

by: Micaela.Nuné.Halacyan
(el arte es un estado del alma)

miércoles, 2 de enero de 2013

El cambio


Naciente por mi pecho se asomaba un rumor que parecía ajeno a mí ser. Claro, la proyección de no querer hacerse cargo.
Descubrí que tal rumor, era puramente mío. Como aquellas ideas fijas erróneas a las cuales nos acostumbramos y las acunamos, las amamantamos o las llenamos de cariño porque sabemos que gusto tienen sus lágrimas y su vacío tan intenso.
Pues, NO!
Las ideas erróneas se limpian de mi habitación mental como cuando limpio cada rincón de mi habitación. Por que querer tus objetos, aquellos que supuestamente nos definen materialmente, también son objetos en otra dimensión. En nuestra casa mental.
Las ideas erróneas, las tiro a la basura. Se llena la bolsa. Le hago un tierno moño y las despido dejándola en el bote de la calle de mi mundo mental. Les agradezco por enseñarme a aprender, pero las despido. Sin embargo no es la última bolsa que dejaré en el bote de la calle. Siempre que un mueble se cambia de lugar, nace polvo, pero allí se está, para cuidar el cambio, y limpiar.
Ya no son mías las ideas desechadas. No pertenecen a lo que soy.
El cambio es permanente. Como las flores, que cambian y se mantienen bellas por fuera y por dentro. Jamás pierden su esencia. 
Yo soy así. Es una afirmación.
Resurgir y ser bellos, como la flor de loto. Que nace en el lodo y sin embargo brilla y se transforma permanentemente.  

by: Nuné.Halacyan
(el arte es un estado del alma)

martes, 1 de enero de 2013


Sabíamos pocas cosas.
Pensábamos que sabíamos. Qué era el tiempo? Solo agujas mezquinas que se apropiaban de nuestras vidas o ajenos horarios unos tras otros marcando un ritmo que nos intercedía a otra dimensión sin salir de ésta?
Sabíamos que éramos humanos. Sabíamos que éramos almas dando un sutil paseo por lo terreno celestial.
Sin embargo nos surgía la duda inmediata. Qué era nuestra vida? Un papel escrito por nosotros? La manos de Dios dibujando líneas inconclusas para nuestro saber mundano, mientras Él sabia como trazarlas? Era nuestra vida suspiros separados que decidieron vivirse de lejos y respirar aires pasajeros? Era acaso la vivienda dentro de una casa que subsistía en un mundo escondido dentro de una célula de otro ser en el Universo y así sucesivamente?
Entonces, se puede decir que podríamos llegar a ser infinitas células dentro de otros mundos y estos dentro de otros cuerpos.
Pensábamos que sabíamos. Eso era lo más divertido de no saber lo que uno sabe realmente. Por eso cierta ignorancia incita al conocimiento.
“El conocimiento os hará libres” vino a mi mente.
Pero va más allá de la mera lectura o el saber como intelectual. Nosotros creíamos saber que nos conocíamos. Yo sabia en el fondo de mi alma. Vos, estés donde estés, sé que todas las noches sentís una cálida llamada al corazón.

by: Nuné.Halacyan
(el arte es un estado del alma)